ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

En Abril de 2022 entró en vigor la nueva Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular, introduciendo por primera vez la obligatoriedad de realizar un censo de amianto, con la finalidad de garantizar la correcta identificación y gestión de estos residuos.

Con la entrada en vigor de esta Ley se obliga a los ayuntamientos a tomar un papel activo en el control de los materiales con amianto de sus localidades, y su posterior gestión en vertederos autorizados:

los ayuntamientos elaborarán un censo de instalaciones y emplazamientos con amianto incluyendo un calendario que planifique su retirada. Tanto el censo como el calendario, que tendrán carácter público, serán remitidos a las autoridades sanitarias, medioambientales y laborales competentes de las comunidades autónomas, las cuales deberán inspeccionar para verificar, respectivamente, que se han retirado y enviado a un gestor autorizado.”

Tras la elaboración de este censo, para planificar el calendario, se deberá programar la retirada priorizando aquellos materiales que presenten un mayor grado de peligrosidad. Para eso, contamos con un procedimiento, basado en la Norma UNE EN-171370-2, que permite:

  • Identificar y localizar el amianto en las edificaciones.
  • Evaluar el índice de degradación del material.
  • Establecer prioridades de actuación.
  • Implantar un programa de seguimiento periódico, basado en el muestreo del aire de las superficies susceptible de contaminación.

UNE 171370-2 2021 Localización y diagnóstico de amianto.

Además, esta Ley incluye por primera vez el amianto dentro de las especificaciones de la gestión de residuos de la construcción y la demolición (RCD).

 

Artículo 30. Residuos de construcción y demolición.

  1. Sin perjuicio de la normativa específica para determinados residuos, en las obras de demolición, deberán retirarse, prohibiendo su mezcla con otros residuos, y manejarse de manera segura las sustancias peligrosas, en particular, el amianto.